¿A qué se debe el color de los ojos?

¿A qué se debe el color de los ojos?

Esta pregunta parece mucho a los tipos de preguntas que hacen los niños con su inocencia y por eso nos surgió la idea escribir sobre el color de los ojos. Inicialmente parece extraño hablar de los colores en los ojos puesto que es muy poco lo que sabemos de ellos aunque veamos a amigos o familiares con ojos color miel, color azul o verde.

La razón principal por la cual los ojos son de colores se debe y depende de la cantidad del pigmento melanina que tengan en el iris (la parte coloreada del ojo). Cuanto más pigmento tenga, más oscuros serán sus ojos. Dicho esto, los ojos que tienen menos melanina son más claros y de ahí los colores.

La melanina no solo le da el color a sus ojos, también los protege del sol, por eso los ojos claros son mucho más sensibles a los rayos nocivos del sol que los ojos oscuros o marrones porque tienen poco pigmento como lo mencionamos anteriormente.

Vale la pena enfatizar que independientemente del color de sus ojos, es importante protegerlos cuando está en exteriores ya sea que necesite gafas de sol con fórmula o no. Siempre hay que asegurarse de cuidar los ojos de los rayos del sol.

¿Han notado que los recién nacidos tienen ojos de colores?

Es común ver en los recién nacidos diferentes colores en sus ojos, esto se debe a que hay poca melanina.

De ahí a que algunas veces comencemos a generar hipótesis con respecto a qué familiar sacó sus ojos. Solo hasta los 3 años y medio más o menos, los niños obtienen el color propio de sus ojos puesto que para ese momento ya hay más melanina.

El color de los ojos parece algo misterioso además, por las creencias culturales que hay alrededor de los colores. Por ejemplo, muchos dicen que las personas de ojos azules tienen una gran imaginación, las personas de ojos verdes tienen mentes más brillantes, entre otras creencias. Lo cierto es que la ciencia no ha confirmado nada de esto y hasta el momento son supersticiones que no pasan más allá de la imaginación de quien las cree.
¡Amig@s, nos leemos en una próxima!