¿Cómo detener un tic de ojo?

¿Cómo detener un tic de ojo?

Todos hemos experimentado alguna vez un incómodo tic. Un movimiento involuntario e intermitente, el cual puede durar horas e incluso días, en este caso hablamos del tic de ojo, el cual puede impedirnos continuar con las tareas cotidianas generando molestia.

Un tic se produce principalmente en situaciones de estrés, nerviosismo, cansancio, falta de sueño, por una alimentación inadecuada, exceso de consumo de cafeína, deshidratación o consumo excesivo de alcohol entre otras. Independientemente de la causa, no enloquezcas. Tienes varias opciones a tu disposición y así detener un tic en los ojos.

Para prevenir una irritación o infección, asegúrate de lavarte primero las manos y el rostro.

  1. Cierra los ojos. Frunce tus cejas lo más que puedas durante 3 segundos. Luego relaja los músculos alrededor de los ojos. Nuevamente frunce las cejas. Repite 10 veces. Esto facilita el paso del líquido intraocular aliviando el malestar. Deja de hacerlo inmediatamente si sientes dolor o si el tic empeora de manera significativa.
  2. Frota suavemente con las yemas de los dedos el párpado de manera circular a modo de masaje durante 30 segundos, primero en el sentido de las manecillas del reloj; luego, en el sentido contrario. Esto aumenta la circulación sanguínea intraocular.
  3. Parpadea constantemente y a una velocidad adecuada durante 30 segundos. Esto lubrica el ojo, limpia los glóbulos oculares y normaliza la circulación sanguínea intraocular aliviando la molestia.
  4. Entrecierra los párpados, concéntrate en un punto fijo, forzando así que el movimiento involuntario cese ejerciendo menos tensión en los ojos y ayudando a normalizar la agudeza visual.
  5. Frota suavemente con las yemas de los dedos aplicando presión sobre los bordes de las cuencas del ojo a modo de masaje durante 30 segundos. Los métodos de acupresión ayudan a detener el tic al aumentar la circulación hacia el ojo mientras el párpado cerrado permite que las lágrimas lo hidraten.
  6. Alterna entre salpicarte agua fría y luego agua tibia con los ojos cerrados. Este proceso ayuda a aumentar la circulación y el flujo sanguíneo hacia el ojo, lo que puede detener el tic.

Este tipo de movimientos involuntarios son habituales y no necesariamente se relacionan con ninguna enfermedad, no obstante, si con el paso de los días el tic perdura y se hace más intenso, o se extiende a otras zonas es recomendable acudir al especialista de manera urgente.

Para evitar este tipo de síntoma es necesario descansar y mantener un equilibrio mental y físico, reducir el estrés, llevar una dieta sana, tomar solo lo estrictamente necesario de cafeína al día y usar lágrimas sin alcohol para mantener los ojos lubricados siempre y cuando hayan sido formuladas por el especialista.