Ejercitar la vista

Ejercitar la vista

Fortalecer los músculos oculares es importante para nuestra salud visual, ya que nos ayuda a mejorar el enfoque y estimula el centro de la visión del cerebro. Es pertinente realizarlos regularmente sin importar la edad o profesión, ya que no solo mejoran la visión sino que previenen futuros problemas que puedan generarse por predisposición genética, por pasar mucho tiempo expuestos a las pantallas o simplemente tener fatiga ocular periódica.

Practicar tres veces a la semana estos simples ejercicios es clave para mantener una salud visual y mejorar la concentración, aumentar la visión periférica, reducir la fatiga visual, el estrés ocular, los ojos rojos y prevenir el riesgo de desarrollar enfermedades oculares.

Antes de realizar los ejercicios debes lavar cuidadosamente tus manos y cara para eliminar bacterias, si usas lentes debes quitarlos también, luego siéntate derecho y relájate, respira profundo 3 veces, realiza algunas rotaciones circulares con la cabeza para activar la circulación sanguínea y aliviar el estrés.

Una vez hayas realizado los pasos anteriores ya puedes empezar con los siguientes ejercicios:

  • Frota suavemente con las yemas de los dedos los párpados de manera circular a modo de masaje durante un minuto, primero en el sentido de las manecillas del reloj y luego en el sentido contrario.
  • Con los ojos cerrados, realiza cambios de mirada: dirige la mirada hacia arriba y abajo, a derecha e izquierda, mueve la mirada en dirección diagonal, haz un círculo y un ocho. Luego repite el mismo ejercicio con los ojos abiertos; esto relajará los músculos oculares.
  • Practica algunos pellizcos suaves en las cejas con los dedos índice y pulgar siguiendo todo el recorrido de las cejas. Repítelo 3 veces.
  • Enfoca un punto cercano como tu dedo pulgar con el brazo extendido, obsérvalo durante unos 10 segundos, luego mira por la ventana y enfoca un objeto más lejano durante unos minutos, ve aumentando la distancia y observa puntos cada vez más distantes entre si. Practica este ejercicio 5 veces.
  • Ubica tus codos sobre la mesa. Cierra los ojos y tápalos con tus manos. Relájate y mira la oscuridad. Haz ese ejercicio durante 3 minutos.

Una vez que hayas terminado esta rutina, realiza nuevamente las rotaciones con el cuello hacia ambos lados y de manera circular para poder relajar los músculos, y respira profundo 3 veces. Si eres constante, notarás los beneficios.

Tip: Enfocar durante mucho tiempo lo que tienes inmediatamente delante produce fatiga ocular, debido a que tienes la vista fija en un solo punto y tiendes a parpadear menos, lo que provoca resequedad, al igual que la radiación, poca luz y el calor provocado por las pantallas, estas hacen que tus ojos se sequen con mayor rapidez causando enrojecimiento. El realizar pausas de 5 minutos cada 1 o 2 horas permite que continúes tus tareas cotidianas con normalidad.