¿Es seguro sumergirte en agua con lentes de contacto?

¿Es seguro sumergirte en agua con lentes de contacto?

Quizás te hayas planteado esta pregunta muchas veces, pero debes ir más allá: con esta pregunta nos referimos incluso a ducharte con lentes de contacto. Entonces, ¿está bien o mal? Sigue leyendo para conocer la respuesta.

La Asociación de Optometristas de Estados Unidos, AOA y la FDA de EE.UU. recomiendan no sumergirse en agua con lentes de contactos puestos, incluyendo bañarse en lagos, mar, piscinas, jacuzzi e incluso la ducha.

¿Por qué?

El agua es un perfecto contenedor de bacterias invisibles para nuestros ojos. Cuando te sumerges en agua, los lentes podrían entrar en contacto con estos microorganismos y producir terribles efectos.

Una de las amenazas más fuertes es la queratitis por Acanthamoeba, organismos microscópicos que se encuentran en el suelo y en agua dulce. La queratitis es la inflamación de la córnea.

¿Qué signos y síntomas vienen con la queratitis?

  • Infección ocular con ojos rojos y dolor.
  • Visión borrosa con sensación de cuerpo extraño.
  • Lagrimeo y sensibilidad a la luz.
  • Ojos irritados, incluso después de quitarse los lentes de contacto.

3 consejos para cuidar tus lentes de contacto:

  • Evita usar agua corriente para enjuagar o guardar tus lentes de contacto: los productos recomendados por el especialista ya que ayudan a eliminar los microorganismos y a mantener los ojos sanos, es decir que están diseñados especialmente para el mantenimiento de los lentes mientras que el agua u otros productos  los deteriora de inmediato. Para obtener mejores resultados de limpieza, frota y enjuaga tus lentes, aunque en la solución se indique que no es necesario hacerlo.
  • Cambia el portalentes cada tres meses o antes.