Glosario

Encuentra es este Glosario algunos términos relacionados con el cuidado de tus
ojos, incluye muchos de los trastornos oculares comunes, los productos y las tecnologías de las que te podrían hablar durante la visita a un profesional de la salud visual.

Agudeza visual:

Determinación de la capacidad del sistema visual para distinguir los detalles y la forma de los objetos, expresada numéricamente.

Ambliopía:

También conocido como ojo perezoso. Es la disminución de la visión en un ojo sin lesión aparente; no es corregible con dispositivos ópticos y se relaciona con defecto visual desigual en un ojo con respecto al otro, desviación de un solo ojo o alguna enfermedad en la niñez.

Astigmatismo:

Es un defecto visual que se genera por la curvatura irregular de la córnea o el cristalino y que produce que los rayos de luz que llegan al ojo no se focalicen en una única imagen produciendo visión borrosa a diferentes distancias.

Cataratas:

Consiste en la opacidad del cristalino del ojo que dificulta que la luz pase y se focalice de modo apropiado. En un ojo normal, el cristalino es casi transparente. Sin embargo, una lesión, la edad o una enfermedad pueden hacer que el cristalino termine perdiendo su claridad. Cuando el cristalino se vuelve “opaco”, se produce lo que se conoce como catarata, el tratamiento indicado es una cirugía.

Conjuntivitis:

Es la inflamación de la conjuntiva o la membrana transparente que recubre la parte blanca del ojo y las paredes de los párpados. Los ojos generalmente parecerán hinchados y rojos y ocasionalmente con sensación arenosa. Puede ser viral, bacteriana y alérgica. Para tratar la conjuntivitis es mejor llamar o consultar a un médico.

Conos y bastones:

Células de la retina utilizadas para procesar la luz y convertirla en estímulos nerviosos que generan la visión. Los bastones se utilizan en condiciones de baja iluminación (visión nocturna) y los conos se utilizan para percibir detalles finos y los colores.

Córnea:

Es el tejido transparente ubicado en la parte más externa del ojo que recubre el iris y la pupila, está compuesta por múltiples capas y proporciona gran parte de la potencia total del ojo.

Cristalino:

Es el lente natural del ojo que se ubica directamente por detrás del iris. Tiene la capacidad de cambiar su potencia para hacer que converjan los rayos luminosos sobre la retina.

Daltonismo:

Es la incapacidad para distinguir ciertos colores. También llamado “acromatopsia”, la forma más común de daltonismo es la imposibilidad de distinguir entre los tonos rojo y verde.

Degeneración macular:

Un conjunto de enfermedades que incluyen el deterioro de la mácula, lo cual genera una pérdida de la visión central que se necesita para tener agudeza y nitidez visual. Es una de las principales causas de pérdida de la visión y ceguera en personas mayores de 65 años. La degeneración macular se conoce también como degeneración macular asociada a la edad (DME o DMAE).

Esclerótica:

La parte blanca del ojo que se compone de tejido fibroso, sirve como envoltura y protege el funcionamiento interno del ojo.

Estrabismo:

Problema visual que hace que los ojos no estén alineados correctamente y apunten en diferentes direcciones

Fotofobia:

Término que también recibe el nombre de “sensibilidad a la luz”. Se trata de un trastorno que tiene muchas causas subyacentes, puede ser provocado por algunos medicamentos. Protegerse de la luz intensa es crucial para el que padece este trastorno.

Fóvea:

Es un área punto pequeña en el centro de la retina que contiene únicamente conos. Esta zona es responsable de nuestra máxima agudeza visual.

Glaucoma:

Es la causa número uno de ceguera en el mundo, se produce generalmente por el aumento en la presión intraocular del ojo que ocasiona lesiones del nervio óptico y perdida del campo visual.

Hipermetropía:

Denominada también «hiperopia» es una condición en que, con la acomodación relajada los rayos paralelos de luz convergen hacia un foco detrás de la retina. Como consecuencia de ellos, los objetos cercanos se ven borrosos mientras que los objetos lejanos pueden verse bien. Esto es debido a que el globo ocular es muy corto, o el poder convergente de la córnea y el cristalino es insuficiente.

Alto índice

Material compacto con el que se fabrican lentes más delgados y livianos. El índice se refiere al índice de refracción que es la velocidad a la que viaja la luz a través de los lentes. Los lentes de índice más alto están disponibles desde 1,56 a 1,74 (cuanto más alto es el número, más delgados son los lentes).

Iris:

La membrana pigmentada (con coloración) que se ubica entre la córnea y el cristalino y controla el tamaño de la pupila.

Irritación ocular leve:

Ligera irritación sobre la superficie ocular ocasionada por un agente externo, como por ejemplo arena, suciedad o pestañas.

Lentes bifocales:

Son lentes correctivas que contienen dos potencias diferentes. Son utilizadas mayormente para personas con presbicia y que también requieren corrección para miopía o hipermetropía

Lentes fotosensibles:

Se refiere a los lentes plásticos que se adaptan a las condiciones de iluminación ante la presencia de radiación UV. Vuelven a su estado claro cuando los rayos UV desaparecen.

Lentes multifocales:

Los lentes multifocales permiten focalizar dos o más distancias a través del mismo lente (generalmente distancias lejanas, intermedias y próximas). También se los conoce como Progresivos.

Lentes polarizados:

Este tipo de lentes cuenta con un filtro que ayuda a reducir el deslumbramiento enceguecedor de las superficies reflectantes como el agua y la nieve, lo que permite una mayor agudeza visual (claridad y visión de profundidad) en condiciones de luz intensa. Los lentes polarizados son una solución para el deslumbramiento.

Lentes de policarbonato:

Material para lentes que es más delgado, más liviano y más resistente a los impactos que el plástico estándar. Los lentes de policarbonato son los lentes estándar para los anteojos de niños y de protección industrial.

Lentes progresivos:

Los lentes progresivos permiten focalizar dos o más distancias a través del mismo lente (generalmente distancias lejanas, intermedias y próximas). Conocidos como lentes multifocales que manejan diferentes zonas de campo visual. También denominados PALs (siglas en inglés de Lentes de Aumento Progresivo).

Mácula:

La parte de la retina responsable de la visión central y de los detalles finos. Cumple la función visual para ayudarnos en muchas de las actividades que realizamos diariamente que necesitan un detalle especial

Miopía:

Defecto visual que produce visión borrosa o menos nítida para los objetos lejanos, por lo general está acompañada de buena visión para objetos cercanos.

Monofocal:

Se denomina lente monofocal a aquellos lentes que corrigen un único defecto visual, como por ejemplo miopía o hipermetropía.

Moscas volantes y manchas:

Término general utilizado para describir pequeños puntos que se mueven o flotan sutil pero perceptiblemente en el campo visual. Una mancha o mosca volante suele ser una pequeña masa de gel o células en el humor vítreo -el líquido transparente y gelatinoso que se encuentra en el interior del ojo-. Con la edad, las lesiones oculares y el desprendimiento del humor vítreo son las principales causas de la aparición de las manchas o moscas volantes. Si nota un aumento repentino de la cantidad que ve, visita a un profesional de la salud visual.

Nervio óptico:

Es un nervio craneal y sensitivo, encargado de transmitir la información visual desde la retina hasta el cerebro.

Nictalopía:

También conocida comúnmente como “ceguera nocturna”, se trata de un trastorno ocular caracterizado por la dificultad de ver con poca luz o en la oscuridad.

Plástico 1,50:

Se trata de un material de lentes generalmente utilizado para prescripciones simples. En la actualidad, muy pocos lentes se hacen de cristal porque es más pesado, más grueso y se puede romper. También se conoce como índice estándar o por su nombre comercial CR-39.

Polarización variable:

Es una nueva y revolucionaria tecnología lanzada por Transitions® exclusivamente para sus lentes Transitions® Vantage® que pasan de claros en interiores a polarizados al oscurecerse en presencia de los rayos UV. El grado de polarización también varía según la presencia y la intensidad de los rayos UV.

Protección UV:

Está relacionada con la capacidad de filtrar los rayos nocivos del sol. Se recomienda que los anteojos bloqueen la totalidad de los rayos UVA y UVB para reducir los daños oculares ocasionados por los rayos del sol.

Pupila:

Se conoce como pupila al círculo negro ubicado en el medio del iris, que controla el ingreso de la luz. Esta abertura, que puede contraerse o dilatarse de acuerdo a las necesidades, se encarga de la regulación del nivel lumínico que accede a la retina.

Pupilómetro:

Instrumento que se utiliza para medir la distancia entre las pupilas. Esta medición se realiza para poder situar correctamente los lentes de prescripción en frente del ojo.

Presbicia:

Defecto visual dado por la edad que se caracteriza por la dificultad de enfocar con nitidez los objetos cercanos, se presenta alrededor de los 40 años y es dada debido a que el cristalino pierde su flexibilidad y se vuelve rigido perdiendo su capacidad de enfocar a diferentes distancias. La presbicia puede corregirse usando anteojos de lectura, lentes bifocales o lentes progresivos. Otros síntomas incluyen fatiga ocular y dolor de cabeza.

Pterigión:

Consiste en un crecimiento anormal por inflamación de tejido de la conjuntiva, que tiende a dirigirse desde la parte blanca del ojo hacia el tejido de la cornea. Este tejido anómalo se inflama por falta de lubricación, por la exposición solar, el viento u otros agentes irritantes. Quien lo padece tiene la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, y este tiene una apariencia congestiva. Proteger tus ojos de la radiación UV es una medida preventiva esencial.

Radiación ultravioleta (RUV):

Se conoce comúnmente como “Rayos UV” y consiste en ondas de luz que están compuestas por rayos solares UVA y UVB. Sin la protección adecuada, la exposición crónica a los rayos UV puede producir varios trastornos y daños oculares.

Refracción:

Examen realizado dentro de la consulta optométrica que ayuda a determinar si existe algún defecto refractivo.

Retina:

Es un tejido sensible a la luz situado en la parte interior del ojo. La luz que incide en la retina desencadena una serie de fenómenos químicos y eléctricos que finalmente se traducen en impulsos nerviosos que son enviados hacia el cerebro por el nervio óptico y bastones.

Síndrome del ojo seco:

Un trastorno ocular que se presenta con picazón, ardor e irritación de los ojos, generalmente se lo conoce como “síndrome del ojo seco”. Es uno de los problemas más comunes que tratan los profesionales de la salud visual. Generalmente se debe a la deficiencia de las lágrimas que lubrican los ojos. A medida que envejecemos, nuestros cuerpos producen menos grasa para sellar la capa acuosa de los ojos. Los climas cálidos y áridos, el aire acondicionado y ciertas medicinas o agentes irritantes (como el humo del tabaco) pueden producir sequedad. Su profesional de la salud visual puede recetarle “lágrimas artificiales” u otras gotas oculares para ayudarle a aliviar este problema.

Síndrome de la visión de computadora:

Descrito por la Asociación Americana de Optometría como un grupo de problemas oculares y visuales asociados con el uso prolongado de la computadora. Los síntomas incluyen fatiga ocular, dolores de cabeza, visión borrosa, ojos secos y dolores de cuello y hombros.

Cartilla de Snellen:

Es una prueba diseñada para evaluar la agudeza visual, consiste en identificar correctamente las letras en una gráfica conocida como gráfica de Snellen o tabla de Snellen. Solo se utilizan diez letras que son B, C, D, E, F, L, O, P, T y la Z. Las letras tienen un tamaño decreciente dependiendo del nivel en que se encuentran. Un nivel 20/20 es la visión normal.

Tratamiento antirreflejo (AR):

Se trata de un tratamiento aplicado a los lentes oftálmicos que sirve para evitar el deslumbramiento por las luces artificiales que causan fatiga visual, al reducir la cantidad de luz reflejada por la superficie de los lentes. Mejora la nitidez y ayuda a los ojos para que estéticamente luzcan más naturales.