La visión en la infancia

La visión en la infancia

Escrito por el Profesor brasilero Dr. Paulo Augusto de Arruda Mello.

Al nacer, la visión es bastante reducida en todos los seres humanos. Sólo ve luces y bultos, sin ninguna capacidad de interpretar lo que está viendo. Así como el niño aprende a caminar y a hablar, también aprende a ver. A lo largo de los primeros años de vida, presenta una evolución en la calidad visual y en la capacidad de interpretar aquello que sus ojos captan.

En realidad, la evolución del niño inicia ya en el vientre materno. Es en ese período, que los ojos se constituyen anatómicamente y se desarrolla la estructura cerebral responsable por el sentido de la visión. Esa evolución es un proceso continuo, aunque no siempre lineal. Aun así, hay situaciones claves que deben ser observadas por los padres y los pediatras:

 Entre 2 y 3 meses, el bebé desarrolla el reflejo de fijación y ya logra seguir un objeto con la mirada.
 A partir de los 4 meses, el bebé desarrolla la fijación macular o visión central, y ya hace movimientos manuales para coger objetos cercanos.
 A los 12 meses, el bebé ya tiene cerca del 50% de la visión de un adulto.
 Hacia los 5 años, el niño ya posee una visión igual al adulto.

Los padres deberán estar atentos a algunas anomalías que los niños pueden desarrollar, en esas etapas iniciales: ojos diferentes entre sí, ojos rojos o blancuzcos, secreción (legañas), ojos no paralelos (estrabismo), gran sensibilidad a la luz (fotofobia). Un buen pediatra y/o neonatólogo, será capaz de percibir esos pequeños problemas cuando el niño aún es un bebé.

En etapas más avanzadas, a los 2 o 3 años, es más difícil percibir anomalías. El niño puede tener un problema, por ejemplo, en un solo ojo, teniendo un comportamiento normal. La clave es jugar al pirata con el niño, tapando uno de sus ojos y analizando su comportamiento. Si acepta constantemente tapar uno de sus ojos, pero no el otro, puede ser síntoma de un problema. Otra clave es mostrarle objetos a la distancia.

Un niño normal, deberá tener su primera consulta con el especialista de la visión (optómetra u oftalmólogo) antes de iniciar su vida escolar, hacia los 3 o 4 años.