No te adaptes a tu jornada, deja que tu jornada se adapte a ti.

No te adaptes a tu jornada, deja que tu jornada se adapte a ti.

NO TE ADAPTES A TU JORNADA, DEJA QUE TU JORNADA SE ADAPTE A TI.

Encontrar un espacio propicio para desarrollar tus tareas favoritas, te ayudará con mucho de tu trabajo y tu salud. Échale ojo a este artículo y prepárate para mejorar tus jornadas.

Nuestro principal aliado en el trabajo es la ergonomía pues se basa en el estudio de las condiciones del lugar del trabajo y la adaptación a éste, según nuestras condiciones físicas y psicológicas. De la ergonomía general se desprende la ergonomía visual, estudio que si se le echa ojo, de seguro podría evitar bastantes problemas oculares que causan una disminución considerable en la calidad de nuestros resultados laborales.

Varios son los factores laborales que afectan nuestra salud ocular y que muchas veces ni los tenemos en cuenta porque no los vemos como una amenaza para nuestra visión, por ejemplo:

  • Las posturas repetitivas que adoptamos en nuestras largas jornadas.
  • Los movimientos que hagamos en el entorno.
  • El horario que llevemos y los descansos que hagamos.
  • El esfuerzo físico o mental que requiera nuestra tarea.
  • La iluminación con la que cuenten los espacios.
  • La Temperatura que tenga nuestro lugar de trabajo.
  • El tamaño de los objetos utilizados.
  • El contraste de las pantallas en las que desarrollamos nuestros proyectos.

Todos estos factores nos pueden causar problemas visuales que aparentemente resultan breves pero que con el tiempo se van convirtiendo en agudos, por citar algunos, encontramos:

* Fatiga visual (astenopía)
* Agotamiento del rendimiento visual
* Estrés general
* Factores psicológicos.
* Falta de interés, y un aumento en la probabilidad de accidentes laborales.

Para que no te pase eso, sigue al pie de la letra estas recomendaciones:
ILUMINACIÓN
El primer consejo es que trates de sacar provecho de la iluminación natural en la tarea que estés haciendo, de lo contrario, te aconsejamos, como la manera menos perjudicial para tu sistema visual, que instales una fuente de luz ambiente en el techo más otra fuente que ilumine directamente la tarea. Esta iluminación debe ser más potente que la que proporcione la luz ambiental y debe estar colocada en una parte donde no se produzcan sombras sobre la tarea. Una buena iluminación mejorará la agudeza visual, la sensibilidad al contraste, rapidez de la percepción y evitará la fatiga visual.
El aumento de la iluminación genera un incremento del rendimiento visual, pero ten cuidado con los excesos y los deslumbramientos porque te pueden jugar en contra a tus ojos.

POSTURA
Una óptima postura durante la jornada laboral certifica óptimos resultados en el desempeño de la tarea, y evita las deficiencias en la visión, en los músculos y las articulaciones. Se recomienda una silla que se regule para que se personalice a nuestro cuerpo, permitiéndonos así poner los pies en el suelo. Trabaja sobre un escritorio firme que te permita dejar la pantalla a la distancia recomendada: 50 cm de tus ojos.
Ya sabes, por más que ames tu trabajo, no puedes poner tu salud en riesgo. Ten en cuenta los consejos que acabaste de leer, y disfruta tu pasión por mucho más tiempo.

Saludos, amigos.
Nos leemos pronto.