La vitamina A, una gran aliada de la visión

La vitamina A, una gran aliada de la visión

Cada día buscamos consumir alimentos que le vayan mejor a un estilo de vida saludable. Nos preocupa comer bien y que lo que comamos nos alimente. Pensamos en nuestro corazón, nuestros huesos, nuestra digestión, nuestra piel y sobre todo, en nuestra figura.

Llevar una dieta balanceada con los nutrientes y vitaminas necesarias es imprescindible para una buena salud. Entre todas las vitaminas conocidas, hay una que es particularmente beneficiosa para la visión: la vitamina A.

¿Qué es la vitamina A?

Es una vitamina liposoluble (que es soluble en grasas o aceites) que el cuerpo obtiene de los alimentos y contribuye a mantener una buena salud visual, el desarrollo de los huesos y la formación y mantenimiento de las células de la piel, entre otras.

Hay dos tipos de vitamina A; la preformada, que encontramos en proteínas animales como la carne, el pollo, el pescado y los lácteos y la provitamina A, presente en alimentos de origen vegetal como las frutas y las verduras.

El mito de las zanahorias para la buena visión

Este mito se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando las Fuerzas Aéreas Reales Británicas desarrollaron un sofisticado sistema de radar para derribar aviones alemanes y quisieron ocultarlo. Para ocultarlo inventaron un rumor: Sus pilotos eran así de efectivos porque consumían enormes cantidades de zanahoria.

Lo que sí es cierto es que las zanahorias contienen altas cantidades de beta-caroteno, esencial para la vista, que nuestro organismo convierte en vitamina A. La deficiencia extrema de vitamina A puede causar ceguera, sin embargo solo se necesita una pequeña cantidad de beta-caroteno para que contribuya a una buena salud visual.

Si no tenemos deficiencia de vitamina A, no importa cuántas zanahorias comamos, no vamos a ver mejor. De hecho, ingerir cantidades excesivas de vitamina A puede ser tóxico, causando una pigmentación amarilla-naranja de la piel, pérdida de peso, alopecia, cansancio y dolor de cabeza.

Además de la zanahoria existen muchos otros alimentos ricos en vitamina A como la carne de ternera, el pollo o el pavo; el pescado y los mariscos; lácteos, huevos, frutas y verduras.

La vitamina A tiene una gran influencia en la salud visual y ocular. Si notas que tu visión pierde precisión consulta con tu oftalmólogo, puede que la causa de tu problema esté relacionada con un déficit de vitamina A en tu organismo.